Una píldora para el envenenamiento por metales pesados también puede salvar a las víctimas de mordeduras de serpiente

Los médicos han buscado durante mucho tiempo una “píldora de mordedura de serpiente” que pueda suministrar la medicina para prolongar la vida cuando y donde más se necesite. Ahora los experimentos con una droga existente que trata el envenenamiento por metales pesados están avivando ese sueño.

Administrado oralmente, el medicamento salvó o prolongó la vida de ratones a los que se les inyectó dosis letales de veneno de víbora, según informan los investigadores el 6 de mayo en Science Translational Medicine.

Las mordeduras de serpiente matan a decenas de miles de personas cada año, y dejan a muchas más con miembros dañados, en parte debido a la dificultad de obtener un tratamiento rápido y eficaz (SN: 6/26/11). Estas mordeduras suelen ocurrir en lugares remotos, por lo que muchas víctimas de mordeduras de serpiente pueden tener que viajar horas o incluso días antes de llegar a un centro médico equipado para proporcionar por vía intravenosa un antídoto que salve vidas.

Nicholas Casewell, científico biomédico de la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool (Inglaterra), y sus colegas se propusieron encontrar algo portátil y fácil de administrar que pudiera contrarrestar algunas de las toxinas de veneno más extendidas y peligrosas: las metaloproteasas del veneno de serpiente. A menudo un componente importante de los venenos que envenenan la sangre, como los de muchas víboras, estas toxinas causan un conjunto de problemas, incluyendo hemorragias internas masivas y daños en los tejidos alrededor del lugar de la mordedura.

Las toxinas, sin embargo, tienen un talón de Aquiles. “Dependen de los iones de zinc para funcionar”, dice Casewell.

Los medicamentos utilizados para tratar el envenenamiento por metales pesados ligan los iones de metal sueltos, por lo que los investigadores se preguntaron si esos medicamentos también podrían hacer morir de hambre a las toxinas de zinc. Uno en particular, un compuesto llamado unithiol, hizo precisamente eso.

Los investigadores no les dieron a los ratones las píldoras reales – las cápsulas eran demasiado grandes para que los animales pequeños las tragaran. Pero la administración oral de la forma líquida de la droga 15 minutos después de la inyección del veneno retrasó la muerte de los ratones en comparación con los ratones que no recibieron la droga, e incluso aumentó la supervivencia de algunos ratones. Por ejemplo, de los cinco ratones que se inyectaron con veneno de víbora de alfombra del África occidental y a los que se les administró la droga, dos vivieron y tres duraron de 12 a 21 horas, mientras que los que no recibieron la droga murieron dentro de las cuatro horas.

El unithiol oral administrado rápidamente funcionó tan bien como un tratamiento antiveneno retardado, y aún mejor cuando se lo combina con él, hallaron los investigadores. El unithiol también previno el daño del tejido local en el lugar de la inyección del veneno, lo que sugiere que la droga podría ayudar a prevenir discapacidades además de salvar vidas.

Los investigadores se han preguntado si las drogas que unen los iones metálicos podrían tratar las mordeduras de víbora desde el decenio de 1980, dice Leslie Boyer, investigadora clínica que estudia el tratamiento con veneno en la Universidad de Arizona en Tuscon. “Esta es una droga antigua, y es un concepto antiguo que finalmente se está poniendo a prueba”, dice. Pero subraya que los resultados en ratones no son los mismos que los de las pruebas en humanos.

Si funciona en las personas, el tratamiento tiene el potencial de “comprar a esos pacientes muchas horas antes de la aparición de síntomas realmente graves”, dice Casewell.

El equipo planea realizar una prueba de seguridad en el África subsahariana -una de las zonas en las que las mordeduras de víbora causan un gran número de víctimas- antes de administrar la píldora a las víctimas reales de mordeduras de serpiente. Los ensayos anteriores de la droga antes de su uso como tratamiento de intoxicación por metales pesados se realizaron exclusivamente en hombres blancos europeos, por lo que el ensayo de seguridad es necesario para revelar los efectos secundarios imprevistos en una población que no ha sido sometida a ensayo, dice Casewell.

Incluso si todo va bien, Casewell señala que “esto no es una simple cura para todo”. El tratamiento puede hacer poco, si es que hace algo, para las mordeduras de serpientes como las cobras, cuyas toxinas se dirigen predominantemente a los nervios en lugar de a la sangre. En última instancia, prevé emparejar la píldora con otras drogas que inhiben más de las principales toxinas del veneno de las serpientes, creando una píldora universal para mordeduras de serpiente.

Ese tipo de medida accesible de primeros auxilios es “razonable esperar… dentro de los próximos años”, dice Boyer. Pero el próximo desafío será poner la droga en manos de quienes más la necesitan, que a menudo son rurales y pobres, dice. “No ayudará en absoluto tener una píldora que minimice el daño de la mordedura de serpiente si no tienes la píldora cerca”.